+34 971 22 73 99 mon-lex@mon-lex.com

Claves a tener en cuenta a la hora de redactar la carta de despido de un trabajador

El despido es la sanción más grave con la que cuenta el ordenamiento jurídico laboral, todo cese de la relación laboral entre empresa y trabajador ha de ser comunicada por escrito al empleado.

Diferenciaremos en este post entre el despido disciplinario y despido objetivo porque los requisitos son diferentes, analizando los requisitos formales que ha de reunir la carta de despido para que sea perfectamente válida y evitar futuros problemas.

No existe un modelo de carta de despido, y esto es muy importante indicarlo a los empresarios, pues cada caso o situación es diferente y la carta debe adaptarse a las circunstancias del caso concreto.

Si la carta de despido contiene errores, podrá ser impugnado por el trabajador y ser declarado nulo o improcedente

El despido disciplinario

Es aquel que se produce por decisión del empresario basada en un incumplimiento grave o culpable del trabajador.

Esta carta debe contener una descripción exacta de los hechos por los cuales se despide al trabajador, siendo lo más detallada posible, indicando lugar, fecha, quién realizó la conducta grave o negligente, a quién perjudicaron los hechos, si había compañeros de trabajo en ese momento presentes.

La carta debe indicar la infracción concreta que se imputa al trabajador, la cual debe recoger el propio Estatuto de los Trabajadores o el Convenio Colectivo que sea de aplicación, así como debe también recoger, cual es la sanción que corresponde a dicha infracción. Así pues, la infracción ha de ser castigada con el despido para que éste sea procedente.

La empresa además tiene un plazo para realizar el despido disciplinario, el cual es de 60 días desde la comisión de la infracción o desde que tuvo conocimiento de ello. No podrá sancionar al trabajador con el despido si han transcurrido más de seis meses desde que se produjeron los hechos.

Al margen de todos estos requisitos habrá que estar al Convenio específico de cada sector, pues los Convenios pueden establecer requisitos específicos de la carta de despido.

El despido objetivo

Es aquel que se produce por una de estas circunstancias:

  • Ineptitud del trabajador conocida o sobrevenida. La carta debe recoger la falta de aptitud, indicando las funciones que el trabajador no puede o no sabe realizar y la gravedad de las mismas para justificar el despido.
  • Despido por falta de adaptación a modificaciones técnicas: Se han de recoger cuáles son esas modificaciones, las medidas que se han hecho para adaptar al trabajador, la falta de adaptación y las funciones que ya no puede realizar, la gravedad de la falta de adaptación, el tiempo que se ha dejado transcurrir para que el trabajador se adapte.
  • Despido por motivos económicos: Debe recoger perfectamente explicados en la carta los datos que justifiquen la situación negativa de la empresa, venir detalladas las pérdidas tenidos o cómo se han previsto las futuras, los datos que expliquen la disminución de ingresos, haciendo comparativas trimestrales..
  • Despido por motivos técnicos. La carta debe explicar los motivos y demostrar cambios en la producción.
  • Despido por motivos organizativos: Los motivos deben describirse en la carta y deben poder demostrarse los cambios en la organización del trabajo, siendo que esos cambios deben justificar la necesidad del despido.
  • Despido por motivos productivos: Debe explicarse en la carta los cambios en la demanda de productos o servicios, indicando como eran antes, cómo son ahora y su evolución.
  • Despido por faltas de asistencia al trabajo: La carta ha de recoger los días exactos que el trabajador ha faltado, el porcentaje que suponen esas faltas dentro de un periodo de tiempo (por ejemplo un mes), la comparativa con el resto de faltas de asistencia a lo largo del año.

La carta del despido objetivo tiene que describir cuál es exactamente el motivo o motivos que justifican la decisión empresarial, no es suficiente indicarla, tiene que detallarse minuciosamente, aportando el máximo de datos posibles y adjuntando toda la documentación que sostenga la decisión y acrediten los hechos narrados en la carta.

Además, importantísimo, con la carta de despido objetivo, debe ponerse a disposición del trabajador y en el mismo momento, una indemnización de 20 días de salario por año trabajado. En el caso de no abonarla el despido es improcedente.

Si el despido es por causas económicas y la empresa no puede hacer frente al pago de la indemnización, también deberá indicarlo en la carta y aportar la documentación que así lo justifique.

Miguel Planas

Abogado

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR