¿Indemnización inteligente?

Un contrato inteligente (“smart contract”) es un programa informático que ejecuta de forma automática acuerdos registrados entre dos o más partes. Cuando una condición pre-programada se realiza, el propio programa ejecuta de manera instantánea la cláusula contractual correspondiente. Vemos surgir, dentro del sector del turismo y del transporte aéreo, los primeros contratos inteligentes o bien entre empresas, o bien entre empresas y consumidores.

El ejemplo más relevante es el de los contratos inteligentes relacionados con las indemnizaciones por el retraso de un vuelo. En base al Reglamento (CE) 261/2004 del Parlamento Europeo y del Consejo, relacionado con los derechos de los pasajeros aéreos, y de acuerdo con la Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 19 de noviembre de 2009, los pasajeros cuyos vuelos hayan tenido un retraso de duración superior a tres horas tendrán derecho a compensación económica. Las compensaciones “automáticas” varían según el destino del vuelo. De 250 euros para vuelos de hasta 1.500 kilómetros, hasta 600 euros para los de más de 3.500 kilómetros.

La compañía de seguros AXA ha lanzado un producto de seguros basado en el blockchain ethereum que utiliza contratos inteligentes. Así, un viajero puede ahora contratar un seguro de cancelación o retraso a través de la plataforma Fizzy, cuyas condiciones están estipuladas en contratos inteligentes. El contrato está conectado a bases de datos de tráfico aéreo y, cuando detecta que el tomador-viajero ha sufrido un retraso de una duración establecida, ejecuta automáticamente el reembolso. Además de reducir los costes y tiempos de la transacción, se agilizan los procesos de atención al cliente y se reducen las reclamaciones.

¿Pero son realmente “inteligentes” esos contratos? Los contratos inteligentes no son una forma de inteligencia artificial y no son capaces de aprender del sistema. Sólo realizan las acciones, de forma automática, para las cuales han sido programados. Volviendo al ejemplo anterior: ¿Puede el contrato inteligente saber si el retraso ha sido causado por circunstancias extraordinarias (las cuales eximen al transportista aéreo de la obligación de compensación)?, ¿Las bases de datos de tráfico aéreo indican la causa del retraso? Su novedoso uso plantea numerosas cuestiones jurídicas, desde su ejecución hasta la resolución de disputas en caso de conflicto, todavía por concretar. To be continued…

Marc Ripoll

Abogado

mripoll@monlexabogados.es



Deja un comentario