Delitos en el metaverso

Nos guste o no, el metaverso se está convirtiendo cada vez más en el centro de todas las actividades, incluidas las comerciales. Que una empresa como Facebook, se haya convertido en Meta, no se trata sólo de un lavado de cara y un mero cambio de nombre, sino de una migración a un mundo conectado mucho más dinámico

Las empresas y los individuos están desarrollando una nueva forma de vida, la de conectarse en un mundo virtual donde se puede encontrar prácticamente todo. El mero hecho de que existan ya empresas que ofrezcan sus productos y servicios a la venta en el metaverso y que haya particulares que los adquieran, hacen del metaverso un mundo cada vez más complejo y más susceptible de ser perturbado por la delincuencia.

Al igual que en nuestro mundo real, a medida que la sociedad se vea más inmersa en este mundo paralelo o virtual, los delincuentes encontrarán formas o alternativas distintas de delinquir en este universo paralelo.

El metaverso es una forma de que los delincuentes violen la privacidad tanto de las empresas como de los particulares.

Todos conocemos más o menos las cookies que contienen las páginas web, pues bien, éstas pueden utilizarse para espiar nuestro comportamiento cuando navegamos en Internet, con lo cual, ¿qué podemos esperar sobre la protección de nuestra privacidad en el metaverso?

El hackeo y la filtración de datos de la empresa serán prácticas habituales con el desarrollo del metaverso y los ciberdelincuentes pronto encontrarán nuevas formas de hackear los sistemas de seguridad de las empresas.

Hacking y ciberintrusiones

Por mucho que las empresas sepan invertir e introducir su proceso de negocio en el metaverso, un sistema de seguridad débil aumentará el índice de ciberintrusiones y fugas de datos. La información extorsionada se venderá al mejor postor y los compradores pueden ser competidores u otros que la utilicen con fines delictivos. De la misma manera afectará a la privacidad de todos cuando se roben datos personales.

Robo y extorsión

Imaginemos que a una persona le roban su cartera digital y todo su dinero virtual. No sólo no podrá comprar artículos en el metaverso, sino que tampoco podrá confiar en el sistema de seguridad del mismo.

Además, podrá ser acosado a través de su avatar obligándole a pagar una cantidad X de dinero, de lo contrario el avatar será atacado.

Actualmente, ya convivimos con deepface y deepvoice, formas o medios de estafa que los hackers utilizan para imitar el comportamiento de una persona. En el metaverso, también podrán recoger información sobre tus hábitos a través del avatar.

Privacidad en el metaverso

La privacidad es un tema crucial para los legisladores, sin embargo, la justicia se encuentra en un callejón sin salida a la hora de decidir sobre un caso que implique la tecnología.

Las filtraciones de datos de los últimos años están estrechamente relacionadas con el auge de las redes sociales, por no hablar del acoso y los ataques personales a través de las redes sociales.

Es cierto que Meta ha optado por una técnica a través de la denuncia de informaciones falsas o de acoso, pero sinceramente, ¿es suficiente para limitar los delitos? Todas estas empresas están más interesadas en obtener beneficios que en proteger la privacidad de sus usuarios, por lo que, esperar que las propias empresas creadoras de estos universos virtuales, sean las encargadas de proteger nuestra privacidad resulta utópico.

Recomiendo lectura del post de Xavier Ferretjans: AQUI

Guillermo Caro Arteaga

Abogado

gcaro@monlexabogados.es

Compartir este artículo
Palabras relacionadas

¿Todavía tiene preguntas?

Reciba asesoramiento personalizado de nuestros expertos en MONLEX.