Despegue turístico: necesitamos una pista larga y sin obstáculos

La llegada de la pandemia hace dos años fue como un aterrizaje abrupto que nos recluyó personal y laboralmente en el Gran Confinamiento. A partir de este año 2022 muchas empresas turísticas y empresarios veían la oportunidad de un despegue definitivo en el Sector Turístico, que sin embargo, de nuevo, ha sido interrumpido, al menos en parte por los tristes acontecimientos de la guerra de Ucrania.

Vivimos por tanto en la Incertidumbre Radical, y ese es el escenario en el que el Sector Turístico debe desenvolverse a pesar de su agotamiento de la reciente crisis pandémica. Si ésta es la situación, creemos que al margen de políticas concretas de apoyo, hay algunas cuestiones que no suponen ningún gasto publico adicional y que sin embargo, sí resultarían de gran ayuda: se necesita para despegar una pista larga y sin obstáculos.

Larga pues va a necesitar meses, sino años, y sin obstáculos para que el poco músculo financiero o recursos propios que tengan las empresas turísticas lo destinen a potenciar al máximo su empresa, los motores del avión que despega.

No obstante, a pesar de esta conclusión que parece lógica, nos vemos sumidos innecesariamente en un escenario de incertidumbre normativa, por citar solo algunos ejemplos:

– necesitamos que se aclare el sistema Red previsto en la reciente reforma laboral como una novedad de los ERTE’s dada la situación internacional y la especial y delicada coyuntura macroeconómica que estamos viviendo en el sector de nuevo. Es de manual su aplicación en el sector turístico , pues no todos van a poder despegar a tiempo y este proceso requiere una previa solitud por parte de las Asociaciones al Gobierno y la correspondiente autorización administrativa. Es decir, necesitamos tiempo para organizarnos y a escasas tres semanas de vencimiento de los ERTE’s habituales no sabemos cómo manejar la situación con la temporada en ciernes.

– necesitamos que se aclare en el Sector Hotelero la Normativa sobre las obligaciones de registro documental de los clientes hospedados, que entra en vigor el 27 de abril (RD 933/2021 de 26 de octubre). Es absolutamente inviable desde la perspectiva de la operatividad del establecimiento hotelero su implementación ya que supone un sistema de registro sorprendentemente exhaustivo, cuya implementación sería de un gran coste informático y que, además no se entiende, dado que el sistema actual funciona correctamente. Además, de los elevados costes en recursos, resulta que se exigen no solo datos personales de difícil obtención, si no datos económicos de la modalidad de pago (tarjetas de crédito!! ….). Esta obligación va en contra de numerosa normativa europea e incrementa exponencialmente los riesgos de fraude pues todo el personal de recepción tiene acceso a datos bancarios y datos de los clientes, lo que choca frontalmente con las políticas de Prevención de Fraude y Compliance

– necesitamos ajustes en los costes de la energía eléctrica y los combustibles mediante la correspondiente rebaja fiscal para apoyar el despegue turístico así como dilatar todas las previsiones de inversión en sostenibilidad y medio ambiente al menos para los pequeños hotelero y pequeñas empresas turísticas mientras dura la incertidumbre, ya que debemos cuidar entre todos que el despegue pueda realizarse felizmente y de modo conjunto para el sector

Y así con numerosa nueva normativa que está agobiando al sector puesto que no debería promulgarse hasta que hubiera cogido una velocidad de crucero, pues complica la toma de decisiones desde los consejos, los comités directivos o la dirección de las empresas. Y de nuevo y especialmente afecta a las PYMES y Microempresas turísticas que se angustian con tanta normativa.

Es un llamamiento al sentido común jurídico para que al menos desde el legislativo, se actúe con cabeza y en coordinación continua con el sector turístico y sus representantes.

Vamos a necesitar una pista larga y sin obstáculos para despegar en el futuro inmediato, de ahí que buceando en el Libro Blanco de la Fiscalidad, presentado recientemente al Gobierno Central, uno se sorprende que se valore como normativa a desarrollar en un futuro  incremento del IVA turístico!!

Hay alguien ahí fuera que entienda y se compadezca de lo que ha vivido el sector turístico en los últimos dos años y lo que le queda por vivir?….

Abordemos con sentido común entre todos, la especial situación y la normativa de nueva creación, al menos hasta que el avión este en el aire dirigiéndose a su destino.

José Antonio Fernández de Alarcón Roca

Abogado, Socio Fundador

mon-lex@mon-lex.com

 

 

 

Compartir este artículo
Share on twitter
Share on linkedin
Share on facebook
Share on whatsapp
Palabras relacionadas

¿Todavía tiene preguntas?

Reciba asesoramiento personalizado de nuestros expertos en MONLEX.