Empresas, asociaciones y fundaciones también pueden recuperar lo pagado de más por la cláusula suelo de su hipoteca

Te damos las claves para saber en qué casos una empresa, asociación o fundación pueden reclamar por la cláusula suelo

Como todos sabemos, la mayoría de las reclamaciones sobre cláusula suelo se refieren a particulares por préstamos hipotecarios para la compra de una vivienda.

En estos casos no hay duda: la legislación les ampara como consumidores, de tal forma que, si no han recibido una información completa sobre la existencia de la cláusula suelo en su préstamo y su alcance real y efectos económicos (lo que no sucedía en la práctica), la cláusula suelo será declarada nula.

La consecuencia de la nulidad de la cláusula suelo es doble: por una parte, se eliminará del préstamo y, por otra parte,  el banco quedará obligado a devolver lo cobrado de más por su aplicación.

Clausula suelo en préstamo de empresa, asociación o fundación

La duda se suscita en aquellos casos de préstamos de empresas u otro tipo de personas jurídicas, como asociaciones o fundaciones, ¿les protege al mismo nivel la Ley?.  ¿Son nulas las cláusulas suelos de sus préstamos?, ¿tienen derecho a recuperar lo pagado de más?

En estos casos, la clave viene dada por el destino que se dio al préstamo pues, si ha sido destinado a una actividad empresarial o profesional, no será considerado consumidor, mientras que sí lo será si el destino no es una actividad empresarial o profesional.

La consideración de consumidor, clave para la reclamación

El ser considerado consumidor tiene mucha importancia a la hora de anular la cláusula suelo.

Si no se considera consumidor (por ejemplo una sociedad limitada que pidió un préstamo para invertir en su negocio) y la cláusula está redactada de forma comprensible aunque el banco no explicara su existencia y alcance, no podrá ser anulada. Es decir, será válida y eficaz.

Si, por el contrario se considera consumidor (por ejemplo una sociedad limitada que pide un préstamo pero no lo destina a una actividad empresarial, sino a comprar un inmueble sin explotarlo, o por ejemplo una asociación para reforma de su sede), merecerá la misma protección que un particular. Como antes hemos dicho, si el banco no explicó la existencia de la cláusula y sus consecuencias y alcance real podrá ser anulada.

El caso particular de las asociaciones y fundaciones

Nos referimos en este caso a las asociaciones y fundaciones en las que sus actividades suelen estar dirigidas a sus propios asociados o miembros y, además, sin ningún ánimo de lucro.  En estos supuestos, podrán conseguir su anulación y así recuperar las cantidades pagadas de más.

Joana Tremba

Abogada

 



Deja un comentario


Twittear
Compartir
Compartir