La compra de Air Europa y la autorización de competencia de la Comisión Europea

El control de las concentraciones económicas forma un pilar esencial del Derecho de la competencia en España y en la UE, cuando tiene por objeto el estudio y análisis de las concentraciones que, por sus peculiaridades, podrían obstruir significativamente la competencia eficaz en el mercado. El régimen de control de las concentraciones de la UE viene determinado por el Reglamento (CE) n.º 139/2004 del Consejo, de veinte de enero de dos mil cuatro, sobre el control de las concentraciones entre empresas.

La Comisión Europea, conjuntamente con las autoridades nacionales, aplica de forma directa la normativa europea de competencia; con lo que la adquisición de Air Europa por la parte de Iberia está sosten a la aprobación de las autoridades de competencia.

Los precedentes comunitarios y españoles sobre el análisis de la competencia entre líneas aéreas son muy abundantes. Podemos destacar las próximas 2 prohibiciones de fusión de compañías aéreas que ha llevado a cabo la Comisión Europea:

– Por una parte, la adquisición de Aer Lingus por la parte de Ryanair, operación que ha sido vetada en un par de ocasiones. La Comisión Europea concluyó que la concentración impediría significativamente la competencia eficaz en el mercado común o bien en una parte substancial del mismo en el sentido del artículo dos, apartado tres, del Reglamento comunitario de concentraciones, de manera especial debido a la creación de una situación dominante de Ryanair y Aer Lingus en treinta y cinco sendas desde y cara Dublín, Shannon y Cork y la creación o bien consolidación de una situación dominante en otras quince sendas desde y cara Dublín y Cork.

Atendiendo a la Comisión Europea, las dos compañías aéreas, aparte de competir en las sendas coincidentes, tienen su base primordial en exactamente el mismo aeropuerto, lo que ha generado un ambiente competitivo activo, en el que las dos aerolíneas abren y cierran nuevas sendas. Por ende, la operación no únicamente suprime la competencia real entre las partes en las sendas en las que hoy en día coinciden, sino asimismo suprime a Ryanair y Aer Lingus como aspirantes más probables a entrar en las sendas desde y cara Irlanda en las que hoy día solo presta servicio una de ellas.

En consecuencia, declaró la concentración incompatible con el mercado común.

– Por otra parte, el proyecto de fusión de Aegan Airlines y Olympic Air que vedó en un primer intento, terminando dando el visto bueno tras un segundo intento.

Preliminarmente, la Comisión señaló que las dos compañías aéreas se solapaban en distintas sendas. Además de esto, apuntó que el mayor contendiente de semejantes empresas, Cyprus Airways, no ejercitaría una presión competitiva esencial y que el mercado tenía altas barreras de entrada con lo que no se aguardaba el ingreso de nuevos contendientes. A causa de estas circunstancias, la Comisión temía que la operación diese sitio a un monopolio o bien a una situación fuerte en el campo en cuestión.

No obstante, en el examen de los factores compensatorios, la Comisión apreció que Olympic Air saldría del mercado en un futuro próximo debido a la particular situación de crisis en Grecia la que favoreció una caía de un veintiséis por ciento  en la demanda del transporte nacional aéreo y un menoscabo significativo de la situación financiera de tal operador. El Ejecutivo comunitario aseveró que, en ausencia de la operación de concentración, Aegean Airlines se afianzaría como el único distribuidor de servicios a nivel nacional y también inevitablemente adquiriría las cuotas de la primera. Además de esto, corroboró que Aegean Airlines era el único comprador verosímil y, en consecuencia, que de no autorizarse la operación de concentración los activos de Olympic abandonarían el mercado de referencia. Lo precedente llevó a la Comisión a acabar que la operación propuesta no era la causa del deterioro de las condiciones de la competencia, cada vez que dicho escenario se hubiese formado independientemente de su celebración, por último aprobándose dicha operación.

 

Marta Guerrero

mguerrero@monlexabogados.es



Deja un comentario


Twittear
Compartir
Compartir