La Ley de Viajes Combinados, un balance europeo

En España, la entrada en vigor de la Ley de viajes combinados, el 28 de diciembre de 2018, se hizo “con prisas”, en parte con el propósito de evitar que nuestro país fuera multado por la Comisión Europea. La Asociación Corporativa de Agencias de Viajes Especializadas (ACAVE) consideró hace poco que se hizo de “modo precipitado”, generando dudas e incidencias en las agencias de viaje. En otros países europeos, la directiva europea (Directiva (UE) 2015/2302, relativa a los viajes combinados y a los servicios de viaje vinculados) ha sido transpuesta de forma distinta: en algunos lleva años en vigor, en otros ha sido transpuesta hace sólo unos meses.

La necesidad de una nueva regulación surgió del aumento de las reservas en línea, que ha transformado la forma en que muchas personas compran sus vacaciones. La fecha establecida para su transposición por los estados miembros era el 1 de enero de 2018, y su entrada en vigor el 1 de julio de 2018. Su objetivo era proteger a los consumidores que reserven otras formas de viajes combinados, como las vacaciones personalizadas, en las que los viajeros escogen los distintos elementos a través de un único punto de venta en línea o fuera de línea. También introducen protección para los «servicios de viaje vinculados», es decir, aquellos en los que a los viajeros se les propone, bien a través de procesos de reserva paralelos cuando están contratando servicios de viaje en un punto de venta, bien tras haber reservado un servicio de viaje en una página web, contratar otro servicio en otra página web.

Dentro de la U.E., los buenos alumnos son Chipre o Bélgica, donde la Directiva fue transpuesta en el año 2017. En Alemania, el Bundestag aprobó en junio de 2017 su implementación, aceptando una nueva categoría de «paquetes de viaje combinados» que podría ser contraria a la directiva y su interpretación en otros países europeos.

Al contrario, la Comisión Europea decidió llevar a Irlanda ante el Tribunal de Justicia de la UE por no haber incorporado en el plazo establecido las normas sobre viajes combinados a su legislación nacional. La Comisión pedía al Tribunal que imponga el pago de un importe mínimo de 1.181.000 euros y una multa diaria de 15.996,96 euros. Finalmente, la Directiva 2015/2302 fue transpuesta a la legislación irlandesa mediante las leyes nº 80/2019 y nº 105/2019, en marzo de 2019.

Marc Ripoll

Abogado

mripoll@monlexabogados.es



Deja un comentario


Twittear
Compartir
Compartir