Morris versus TUI UK Limited

En el reciente caso Morris v TUI UK Limited, un demandante perdedor no ha podido apelar aunque consiguió demostrar en primera instancia que un hotel español había incumplido las «normas locales» en cuanto a resbaladicidad. Después de un largo procedimiento judicial, emprendido por una caída en un hotel de Menorca (Baleares), el juez reconoció que el hotel había vulnerado dichas normas al no haber instalado una categoría de baldosas con una «resistencia al deslizamiento» más fuerte, pero aun así no lo consideró responsable.

Le corresponde al reclamante británico, que haya sufrido una caída en un hotel español o europeo, demostrar ese quebranto la normativa local en cuanto a edificación, seguridad, etc. En el presente caso, el demandante no pudo probar que unas baldosas de clase 2 (cuando eran de clase 1) hubieran impedido el accidente y, por tanto, fueron la causa de la caída.

Por primera vez en una demanda por caída presentada en base al Reglamento de viajes combinados, los tribunales británicos han aplicado el “test de Bolam”, introducido en 1957 a raíz de la demanda por negligencia médica Bolam v Friern Hospital Management Committee. Este test, utilizado hasta la fecha en casos de negligencia médica, determina si un profesional médico ha incumplido su deber de cuidado a un paciente. Es básicamente un sistema de comparación, entre el caso que corresponde y la actuación habitual de un profesional (médico), cuyo propósito es evaluar su posible negligencia.

La aplicación del “test de Bolam” dentro del sector turístico podría ser decisiva en futuros casos. Además, en este asunto, la parte demandante se concentró en tratar de probar el incumplimiento de las normas locales, minorizando otros principios básicos de los litigios por lesiones personales, como el deber de cuidado o la causa del daño.

Marc Ripoll

Abogado

mripoll@monlexabogados.es

 



Deja un comentario


Twittear
Compartir
Compartir