Les voy a compartir una preocupación que nos empieza a rondar a los profesionales del Derecho que actuamos como “médicos” de empresas y que van a poder ver uds. mismos en los próximos meses… y probablemente también lidiar con ello. En todo caso, keep calm, pues también creo poder decirles en qué debemos centrarnos para transitar por la niebla y no sucumbir a un cierto desorden que se avecina.

Los juzgados de lo mercantil se crearon con la sana intención de tratar, juzgar y resolver con cierta especialidad y con confiada rapidez los temas de empresa,  que son muchas veces singulares y urgentes. La triste realidad es que son pocos juzgados, deficientemente dotados con personal  y lentos  debido al exceso de volumen de casos que tienen … y eso que las plantillas y jueces hacen lo posible y lo imposible para cumplir con el cometido. Pues bien en los próximos meses se avecina su colapso… o casi. Con el mismo personal y sin , por ahora, refuerzos van a recibir el tsunami de reclamaciones societarias, asuntos mercantiles y contractuales,  preconcursos y concursos de acreedores que se otea en el horizonte. Desde el mes de enero de este año ya se habían incrementado tales expedientes en comparación con el año 2019.

Además,  los funcionarios de Justicia están trabajando con un sistema propio de Administración telematica  llamado LEXnet que muchas veces se bloquea y provoca caídas y apagones. Va a ser un verdadero embudo que generará muchas tensiones y preocupaciones a los abogados , procuradores y clientes.

En medio de estas circunstancias difíciles de la Justicia, que creo que uds. deben conocer , ha surgido nueva y numerosa normativa durante el confinamiento sobre procedimientos legales y específicamente sobre concursos de acreedores que les iremos aclarando con nuevos POST en los próximos días . No se preocupen pues con esa información irán transitando por la niebla y haciendo sus propios cálculos y estrategias de tiempos y rutas para intentar sobrevivir hasta que la situación se recupere con cierta solidez allá hacia el 2021…

Ahora debemos seguir centrados en:

-los ERTES de Fuerza Mayor y su prolongación en el tiempo. Al menos en el sector turístico vacacional debe ser así . Ello no obsta para que a medida que se necesitara plantilla se fuera proporcionalmente recuperando de dichos ERTES . Consideremos también como plan B el preparar los ERTES Objetivos por disminución de la producción por si se levantara la vigencia de Fuerza Mayor por el Gobierno. Espero que la presión de las Asociaciones Turísticas haga entrar en razón a la Administración y faciliten la extensión en el tiempo de la Fuerza Mayor, al menos en nuestro sector turístico tan castigado por el virus.

– todos los demás contratos no laborales ( civiles, mercantiles, de alquiler, suministro, etc…) deben analizarse con la sana intención de guardar la necesaria tesorería en la caja de la empresa mientras hacemos la travesía del desierto. En ello los análisis y valoraciones de los instrumentos que otorga el Derecho al amparo de la renegociación contractual  con alegación de la doctrina Rebus sic Stantibus o la propia Fuerza Mayor nos pueden dar las claves. También surgió normativa al respecto durante el Decreto de Alarma. Aquí se hicieron varios POST al respecto las pasadas semanas.

– valorar las estrategias de reestructuración financiera y con acreedores. Entender , si fuera el caso como funcionan dichos pactos o procedimientos para salvar la empresa y no demorar  decisiones que en vez de reestructurar nos lleven directos a un proceso de  liquidación y cierre.

– busquen y consigan la liquidez necesaria con la previsión de aguantar hasta el 2021… los bancos, los préstamos ICO, líneas con avales de las Administraciones , etc

– y manténganse muy informados de todo y puntualmente al día para que sus decisiones sean las más correctas posibles… para que las decisiones empresariales tengan los menos errores posibles y así faciliten la supervivencia del mayor número posible de empresas. Esa es la clave  y en ello estamos … en ello está comprometido MONLEX para ayudarles.

“ La vida se contrae o se expande en proporción al coraje de cada uno “ ( Anaïs Nin).

José Antonio Fernández de Alarcón Roca

Abogado

mon-lex@mon-lex.com

 

 



Deja un comentario


Twittear
Compartir
Compartir