Hay alguien ahí fuera que, por favor, pueda explicar a la Ministra de Trabajo y al Ministro de Seguridad Social cómo funcionan las empresas del sector turístico: hoteles, restaurantes, agencias de viaje… Hay alguien ahí que les diga, con todo el respeto, que en el peor momento de la historia del Turismo, su absoluto desconocimiento del sector, les llevó a considerar el fatídico Real Decreto-ley 18/2020, de 12 de mayo (el Decreto de los ERTES) donde se inventaron la Fuerza Mayor Parcial…y se apagó la poca luz que quedaba.

Habiéndose caído el cielo por la Pandemia y estando el sector en ERTES de Fuerza Mayor, en cierta manera las empresas hibernaban…. en efecto, en cierta manera era un dilema para muchos empresarios: ERTE… o muerte. Y además ,ciertamente , la fórmula era la más digna para salvar a nuestros trabajadores de las extinciones masivas de contratos … Y el sector, tan resiliente como siempre, aprendió a transitar por la niebla de los ERTES de Fuerza Mayor respirando profundamente y cruzando los dedos.

Después vinieron algunas buenas noticias: control de la Pandemia, Fases de Desescalada, Viajes desde Europa… y el sector se puso a pensar como reaperturar la industria, como reprogramar los viajes, las estancias y las consumiciones de nuestros queridos clientes y turistas; incluso trepando por encima de “cuarentenas” inoportunas.

Hasta que el pasado 12 de mayo el referido Decreto nos sumergió en la incertidumbre absoluta cuando en su art.1.2 determinó que las empresas con ERTES estarían en Fuerza Mayor parcial desde que las causas( a las que se refiere el artículo 22 del RDL y que fundamentaron dichos ERTES ) permitieran la recuperación parcial de su actividad (sic), y entonces: “ Estas Empresas deberían proceder a reincorporar a los trabajadores afectados…”

Y las empresas pasaron de la incertidumbre a la angustia cuando siguieron leyendo el Decreto y descubrieron que si hacían caso de eso empezaban a pagar las cuotas de Seguridad Social , no solo de los pocos trabajadores que pudieran reincorporar, SINO LA DE TODOS LOS TRABAJADORES, también los que seguían en el ERTE. Las exoneraciones o bonificaciones, en un caso y otro eran diferentes, si bien se pagaba más por los que seguían en los Expedientes con la relación laboral suspendida que por los que se reincorporaban. (Increíble ojo clínico del legislador… en vez de incentivar la reapertura del sector, la penalizaba!!)

Conclusión: las empresas en su mayoría se mantuvieron cerradas. Al menos en un ERTE de Fuerza Mayor Total no había esta sangría por cuotas a la Seguridad Social.

Además esto no es una opinión, sino que la propia Dirección General del Ministerio de Trabajo, en el Oficio de 27 de mayo bajo el Número de referencia DGT-SGON-733PGG , lo acaba de confirmar : si se reinicia la actividad y se reincorpora parte del personal … OJO que va a pagar por todos, estén o no trabajando ( en el porcentaje correspondiente ) pues se considera desde ese mismo momento Fuerza Mayor Parcial.

En fin …s i alguien puede llamar a los Ministros se lo agradecería. Se requiere “ más saber hacer “ en la política y resolver los problemas, no crearlos, como ya dijo despierta y a tiempo la Ministra de Economía.

“Más saber hacer” en el Sector Turístico:

– los ERTES deberían prorrogarse hasta finales de año (o cuando menos hasta el 31 de octubre.

– deberían ser flexibles y afectar y desafectar trabajadores mientras estén vigentes según vaya la producción.

– considerarse por Centro de Trabajo y NO por “ cuenta código cotización” – facilitar que los ERTES objetivos por producción sucedan a los de Fuerza Mayor cuando su vigencia se termine

– y por supuesto solo pagar las cuotas a la Seguridad Social de aquellos trabajadores que reincorporemos , no las de todos los del Expediente estén o no activados.

Solo así el resiliente sector turístico podrá organizarse racionalmente y sobrevivir sin descapitalizarse en beneficio de sus trabajadores y del tejido productivo empresarial.

No hay nada más progresista que crear o mantener los puestos de trabajo. Es la función social del empresario clave para mantener la sociedad y la economía, … pero entre todos deberíamos ayudarles, empezando por los legisladores, y no crearles más problemas. En fin, a “ más saber hacer”, menos muerte de empresas.

José Antonio Fernández de Alarcón Roca

Abogado

mon-lex@mon-lex.com



Deja un comentario


Twittear
Compartir
Compartir