Reforma de la Ley de Consumidores para proteger las empresas

 

El pasado 20 de julio de 2021, el Consejo de Ministros dio luz verde a la tramitación del anteproyecto de ley del Ministerio de Consumo para castigar los falsos comentarios en plataformas y redes sociales.

La misma consiste en una normativa de carácter innovador puesto que, en este caso, pone el acento en la protección de la empresa y no tanto del consumidor, como venía siendo habitual.

Como es bien sabido, el comercio electrónico ha originado nuevas vías de engaño que los consumidores utilizan y que les facilitan la comisión de fraude en perjuicio de las empresas, que cada vez más, son las víctimas de estos comportamientos. Como indican desde La Moncloa, “se trata de una reforma de la Ley General de Defensa de los Derechos de los Consumidores y Usuarios que tiene como objetivo adaptarla a las nuevas formas de comercio electrónico y regular comportamientos empresariales perjudiciales”.

Venía siendo práctica habitual la publicación en la red de comentarios fraudulentos que, lejos de ser ciertos, se publicaban en internet con el fin de eliminar a la competencia y perjudicarla creando una opinión en otros consumidores basada en la mala fe y la competencia desleal. Los restaurantes y los hoteles, principalmente, venían siendo las grandes víctimas en este caso.

Es por ello que por medio de esta ley se actualizará la normativa de defensa de los consumidores en España y se desarrollará de forma pionera su régimen sancionador para evitar el fraude que los consumidores puedan provocar a las empresas.

Con esta reforma, el Gobierno otorga al Ministerio de Consumo la competencia sancionadora en casos de fraudes masivos que afecten a varios países, o cuando el infractor no esté localizado en España, y también en infracciones que puedan afectar a la unidad del mercado y a la competencia.

Del mismo modo, se perseguirá como práctica desleal la reventa de entradas a espectáculos mediante “bots” cuando impidan a los consumidores acceder al mercado con normalidad y, a su vez, también se prohibirá la publicidad encubierta en redes sociales y en reseñas y comentarios falsos sobre productos en Internet.

Otro de los objetivos es que las multas derivadas de los fraudes sean efectivas, proporcionadas y disuasorias, tal y como exige la Unión Europea. La intención es que los consumidores fraudulentos aparten la mirada de estas prácticas cada vez más abundantes y notorias al ver restringidas sus posibilidades de éxito y un castigo más severo.

Así lo expresa la nota informativa publicada por el Gobierno de España el 21 de julio de 2021.

Considero es una medida acertada que viene a proteger a todo empresario, de la gran cadena hotelera hasta el pequeño autónomo que tiene un humilde negocio que, por comentarios de carácter falso, ven mermada su buena reputación que tanto les cuesta conseguir.

Miquel Planas Font

Abogado

mplanas@monlexabogados.es



Deja una respuesta


Twittear
Compartir
Compartir