Se pospone la entrada en vigor del Real Decreto de Registro de Viajeros a 2023

El próximo miércoles 27 de abril debía entrar en vigor el Real Decreto que afectaba directamente a las empresas turísticas modificando sustancialmente el volumen de datos que debían registrar de los clientes.

Para alivio del sector, se pospone su entrada en vigor al año que viene, concretamente al 1 de enero de 2023.

Este aplazamiento viene ocasionado por el revuelo generado entre las empresas y asociaciones turísticas ya que la consideran un despropósito, pese a que desde la Secretaría de Estado de Seguridad justifican este aplazamiento por motivos técnicos, concretamente, porque no disponen de los recursos informáticos e infraestructura necesarios para recoger la información recibida de las empresas de hospedaje.

Sin embargo, recordarles que a partir de enero de 2023 toda persona física o jurídica que ejerza actividades de hospedaje y/o alquiler de vehículos de motor, estará obligada a registrar una serie de datos documentales e informativos que hasta día de hoy no eran requeridos. Estos datos incluyen, además de los nombres, apellidos y DNI: sexo, nacionalidad, lugar de residencia habitual, dirección completa, teléfono fijo y móvil, correo electrónico…entre otros. Además, se impondrá la recopilación de datos a todos los clientes, incluyendo a los menores de 14 años, siendo un requisito el registro de la relación de parentesco entre los mismos.

A esta información personal del cliente se añade la exigencia de registrar los detalles de la transacción: datos del contrato, número de referencia y firmas, información de la ejecución del contrato, datos del inmueble y dirección, número de habitaciones, si tiene conexión a internet, además de recoger la información relativa al pago (tipo de pago, identificación del medio de pago, IBAN, titular, etc.).

Las principales asociaciones y patronales hoteleras no están conformes con esta nueva normativa ya que supondrá un aumento significativo del trabajo administrativo y, teniendo en cuenta que la ocupación está volviendo a los niveles pre-pandemia, las recepciones de hotel no darían abasto en el manejo de tal volumen de datos. No solo sería un esfuerzo para los recursos humanos, sino que los hoteles tendrían que buscar nuevas herramientas que agilizaran la recopilación e introducción de la información.

Aun teniendo a todo el sector afectado en contra, el incumplimiento de esta nueva ley supondrá sanciones en torno a los 300.000 euros de multa para el establecimiento o persona física, quienes también serán los responsables de garantizar la veracidad de todos los datos recopilados de cada cliente.

El pasado mes de marzo expusimos la casuística de la sanción de 30.000 euros a un establecimiento por incumplir con los datos RGPD tras escanear la imagen digital del pasaporte de un cliente. Ahora, todo apunta a que dentro de un año, las sanciones podrán llegar a ser mayores en caso de no recopilar cada uno de los datos detallados anteriormente.

 

Guillermo Caro

Abogado

gcaro@monlexabogados.es

Compartir este artículo
Share on twitter
Share on linkedin
Share on facebook
Share on whatsapp
Palabras relacionadas

¿Todavía tiene preguntas?

Reciba asesoramiento personalizado de nuestros expertos en MONLEX.

Aceptar
Rechazar