No es menos cierto que, en nuestro país, gracias al elevado nivel de vacunación de la población española, se ha progresado eficientemente en la inmunización de la sociedad. Y, así las cosas, los trabajadores han podido volver a su puesto laboral.

Sin embargo, no hay que dejar de lado esos muchos otros empleados que se encuentran en proceso de incapacidad temporal a raíz de haber padecido la enfermedad y sus temibles secuelas.

Es por ello que, actualmente, sigue existiendo el temor (tanto para el trabajador como por el propio empresario) de que los empleados puedan sufrir la enfermedad y, en aras de buscar el beneficio personal y empresarial común, los empresarios se han aliado a los servicios de prevención de riesgos laborales para que se activen protocolos de seguridad y salud en el trabajo protegiendo su actividad productiva. Y ello se ha conseguido mediante sistemas implantados de prevención, detección y organización en caso de infección. Todo ello a efectos de evitar la propagación del virus en la empresa.

Como medida de prevención por excelencia durante el transcurso de la crisis sanitaria se utilizó (tanto para permitir la conciliación laboral como para evitar la propagación de contagios) el teletrabajo o trabajo a distancia, en las empresas que su actividad diaria permitía su implantación.

Por otro lado, en las entidades que no se ha podido implantar el trabajo a distancia, los estudios determinan que, lamentablemente, han registrado un número más elevado de bajas laborales por padecer la enfermedad. Es por ello que las mercantiles han visto como ha habido un incremento en la petición de reducciones de jornada y excedencias (principalmente el colectivo de trabajadores vulnerables por padecer alguna patología previa de riesgo y las mujeres embarazadas).

Todas las medidas de prevención y detección implantadas han tenido como finalidad, mantener la seguridad y salud de sus trabajadores y evitar así la falta de asistencia a sus puestos de trabajo por miedo al contagio (absentismo laboral).

A modo de conclusión, la activación de los sistemas de prevención empresariales ha sido (y está siendo) efectiva, salvando del contagio a los trabajadores en su puesto de trabajo. Hay que seguir manteniendo esta línea, puesto que al igual que el teletrabajo, el coronavirus también convivirá en nuestra sociedad de forma indefinida.

Miguel Planas

Abogado

mplanas@monlexabogados.es



Deja una respuesta

Twittear
Compartir
Compartir