A punto de terminar ya el primer trimestre de 2021, y cuando se cumple un año de la declaración del estado de alarma con motivo de la crisis sanitaria creada por el Covid-19, siguen llegando nuevos paquetes de medidas de ayuda para el sector. El último el pasado 12 de marzo, cuando se aprobó el Real Decreto-Ley 5/2021, de medidas extraordinarias de apoyo a la solvencia empresarial en respuesta a la pandemia de la Covid-19, publicado en el BOE del 13 de marzo.

 

Un nuevo esfuerzo por ayudar a los autónomos y empresas, que tras prácticamente un año sin ingresos, empiezan ya a tener serios problemas de solvencia. Eso los que han conseguido llegar hasta aquí, porque desde que se declaró la pandemia, allá por marzo de 2020, son muchos los autónomos y empresas que se han quedado por el camino.

 

A diferencia de lo ocurrido en anteriores ocasiones, en este caso se trata de paquetes de medidas especialmente destinadas a aquellas empresas que aun viéndose inmersas en una difícil situación económica, son viables. Hablamos de empresas con una solvencia acreditada antes del estallido de la crisis del Covid-19, con unas expectativas de recuperación y crecimiento, que eran viables antes de la crisis y que continuarían siéndolo de no haberse visto afectadas por un hecho a todas luces imprevisible e incontrolable, que ha dado al trasto con todas las expectativas, proyectos y ambiciones empresariales. Empresas que aun habiendo actuado de forma prudente, con planes de negocio y expectativas sólidas de crecimiento, no han podido ejecutarlos por un hecho completamente ajeno a ellas. Empresas que, de no haberse cruzado el Covid-19, no se plantearían la necesidad de acudir a ningún tipo de ayuda financiera.

 

Por el contrario, aquellas empresas que ya se encontraban en dificultades antes de la declaración de pandemia, por tener un modelo de negocio agotado o carecer de expectativas de crecimiento, o simplemente por estar ya inmersas en una grave situación de endeudamiento que la pandemia del Covid-19 no ha hecho más que agudizar, podrán seguir acudiendo a otras vías pero no a las ayudas previstas en este nuevo paquete.

 

Estamos ya a punto de terminar el primer trimestre de 2021 y el hecho de que sigan aprobándose paquetes de medidas de apoyo al sector no hace sino confirmar la gravedad del asunto. No cabe duda de que el sector remontará y volverá a ser el motor de nuestra economía.  Pero mientras tanto no podemos dejar de escatimar esfuerzos. Necesitamos nuevas ayudas, y vengan de donde vengan, serán bienvenidas.

 

Mónica Julve

Abogada

mjulve@monlexabogados.es

 



Deja una respuesta


Twittear
Compartir
Compartir